Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Ruta de Omar Ben Hafsun

Ayuntamiento de Comares  • ayuntamiento@comares.es  • 952 509 233

Ayuntamiento de Comares

Ayuntamiento de Comares
Ayuntamiento de Comares  • ayuntamiento@comares.es  • 952 509 233

Ruta de Omar Ben Hafsun

"Uno de los personajes más interesantes del antiguo Al-Andalus fue Omar Ben Hafsun, un muladí nacido en el Valle del Genal que desafió el poder de los Omeyas entre 880 y 918. Durante cuatro décadas este caudillo se convirtió en uno de los hombres más relevantes de la época y así se constata en algunos enclaves que todavía hoy son testigos mudos de su gran revuelta contra el Emirato de Córdoba. El inicio de esta ruta no puede empezar nada más que en el municipio donde nació Omar Ben Hafsun, en Parauta. Concretamente, vio la luz por primera vez en la alquería de Torrichela, muy cerca del castillo de Autha.

Ruta de Omar Ben Hafsun

De este enclave, no se conservan restos de interés, aunque sí los parajes de gran belleza donde pasó su infancia y juventud Ben Hafsun. No muy lejos de allí se puede visitar Júzcar, pueblo que también reivindica ser la cuna de este caudillo muladí, aunque la mayoría de los historiadores se decantan por la aldea parauteña. Sin embargo, nadie podría dudar que este rebelde con ascendentes de nobleza visigoda deambulara en sus primeros años por su entorno. Tanto en Parauta como en Júzcar recuerdan el posible nacimiento de Omar Ben Hafsun a través de mosaicos conmemorativos o incluso dándole el nombre de algunas instalaciones.

El protagonista de esta ruta tuvo, sin embargo, en el enclave de Bobastro, en el término municipal de Ardales, uno de los lugares más determinantes de su vida. Allí creó un fortín inexpugnable para las tropas de los Omeyas que todavía hoy se conserva, aunque mucho más deteriorado. Estas ruinas están situadas en la zona conocida como Mesa de Villaverde, muy cerca del Desfiladero de los Gaitanes, una garganta caliza que dificultaba el acceso a la zona. A pocos metros de lo que fue la fortaleza se encuentran vestigios de lo que fue una iglesia mozárabe, que fue mandada a destruir por Abd al-Rahman III tras la toma de Bobastro.

La importancia de este templo rupestre viene a colación por la conversión al cristianismo de Omar Ben Hafsun, hecho que supondría posteriormente el declive de su poder, ya que fue perdiendo algunos de los apoyos políticos y militares que lo auparon en uno de los personajes más importantes de la historia del antiguo Al-Andalus.

Además de los enclaves citados, la presencia de este caudillo de origen muladí se dejó notar en otras localidades malagueñas, como Tolox, villa que tomó en el año 883. En la Axarquía, son también conocidas sus hazañas en localidades como Riogordo, conocida en aquella época como Auta, o en Comares. En la primera de ellas, apenas quedan vestigios de aquella época.

Sin embargo, en el pueblo de Comares aún resisten algunos trozos de muralla del castillo que fue uno de los principales baluartes defensivos de Ben Hafsun en la Rayya, nombre con el que se conocía a la división geográfica que tenía como capital a Archidona. Después de muchos años de asedio, el emir Abd al-Rahman III consiguió tomar tan preciada plaza, que se complementaba con la fortaleza cercana del Santo Pitar. Algo similar aconteció en Mijas, villa que tomaron sus huestes ante la necesidad de tener plazas cercanas al litoral.

Por último, cabe reseñar como hito importante en la ruta la localidad de Archidona, clave estratégico durante el levantamiento contra los Omeyas. Allí los muladíes rebeldes sufrieron una importante derrota en el año 888. Según relatan algunos escritos históricos, tras la victoria de las tropas del emir Al-Mundhir, éste mandó crucificar al jefe de los mozárabes entre un perro y cerdo con la clara intención de humillar y desprestigiar a los rebeldes.

Pese a ello, el mandato de Omar Ben Hafsun en lo que hoy es la provincia de Málaga y en parte de Andalucía se dejó notar durante medio siglo, ya fuera con él como líder o bajo el mandato de alguno de sus hijos. Fue en el año 929 cuando Abd al-Rahmán II consiguió vencer definitivamente a los muladíes. El prestigio derivado de esa victoria supuso al emir de la dinastía Omeya su proclamación como califa."

Javier Almellones. Blog Rutas del Sur.

Itinerarios

Parauta - Júzcar - Ardales - Tolox - Riogordo - Comares - Archidona